Buscar

Mindset Empresarial

Actualizado: ene 12

“El mundo como lo hemos creado es un proceso de nuestro pensamiento. No puede ser cambiado sin cambiar nuestro pensamiento.”

Albert Einstein


Me gustan mucho las ideas de Albert Einstein que llegaron hasta nuestro tiempo en estas citas ya famosas. Einstein, así como bien debes de saber, es un físico famosísimo, y yo soy físico también, pero no (nada más) para esto me gusta.

Einstein falleció hace tiempo, pero no puedo hablar de él al tiempo pasado porque sus ideas y las consecuencias tecnológicas de dichas ideas son muy presentes en nuestras vidas, la mía y la tuya y de toda la humanidad, desde algún país de África pasando por Asia, Europa y llegando hasta aquí en las Américas. La gente a veces se olvida que Einstein es físico, porque sus ideas y las tecnologías desarrolladas a raíz de sus teorías aplican en cualquier área, desde crear energía atómica muy barata, como escanear nuestro cerebro con el RMN o el posicionamiento y la orientación global del GPS que ahora está presente en el más barato celular, y hasta las aplicaciones en las ciencias sociales, como la administración y el liderazgo de una empresa.

Pero no es famoso nada más para esto. Es famoso porque cambió el mundo con su manera de pensar. Los físicos en su tiempo decían que ya se descubrió todo lo que se debería saber sobre la naturaleza, pero él cambió todo esto porque encontró en las grietas del pensamiento usual de la humanidad una oportunidad de crecimiento, algo nuevo que venía en contra del sentido común. Provocó una crisis científica cual luego se amplifico y llegaron hasta nuestros días sus consecuencias. Puso el CAMBIO en primera plana y hasta hoy en día sigue la única constante en nuestras vidas.

Sientes que estos tiempos son muy cambiantes para tu gusto. Algunos nombran nuestro mundo “fluido”, por sus muchos cambios y su alta incertidumbre. Quieres que pare ya, ¡un poco de estabilidad por favor! Bueno, sigue soñando porque no es posible. Mejor prepárate, porque va a ser todavía peor. ¿O mejor?

Vivimos en la Era de la Mente. La ignorancia se volvió muy cara en un mundo tecnologízado. Si analizamos la aportación al PIB de los servicios en los países más desarrollados económicamente se nota claramente que es superior, teniendo un 70% del PIB comparado con la agricultura y la manufactura juntos. Esto quiere decir que todo lo que está relacionado directamente con las personas y la alta tecnología agrega más valor que los productos materiales primarios. Es un cambio de realidad o de paradigma que es difícil de digerir para muchas personas más conservadoras o tradicionalistas. La mayor compañía de taxi del mundo no tiene ningún auto, y las que tienen un parque auto se mueren mientras que estoy escribiendo estas palabras.

Tienes tu empresa, eres un directivo de alto nivel o un político que tiene que dirigir a muchas personas. Tienes una visión y la quieres hacer realidad. Sabes que un objetivo grande se alcanza nada más con el trabajo conjunto de muchas personas. Aquí empiezan la mayoría de tus problemas. Te dices muchas veces, “¡¿por qué todavía no podemos emplear nada más robots?!” Elon Musk en la fabricación de su auto Tesla lo ha tratado de hacer, y siguió teniendo problemas con su producción. La tecnología no reemplaza (todavía) a las personas. Algunas veces la gente te maravilla y te llena de una magnífica alegría de que eres un ser humano, pero en muchas ocasiones te decepciona mucho… a veces hasta las mismas personas que te han sorprendido positivamente anteriormente.

¿Por qué no somos más constantes nosotros mismos? Tú también te sorprendiste de que tienes días buenos y otros no tan buenos, a pesar de tus esfuerzos para que seas bien cada día. Sabes esto porque quieres ser mejor en lo que haces y como ser humano, y también quieres que los otros tengan la misma preocupación y los ayudas a lograrlo.

¿Quieres ser feliz? ¿Te importa la felicidad de los demás? Si te pones estas preguntas, entonces ya podemos empezar a hablar del verdadero liderazgo transformacional, de algo que tienes en común con tu gente. Si te pones todas estas preguntas además de las “tradicionales”, como, por ejemplo, bajar mis costos y aumentar mis utilidades, ¡entonces te felicito!, no eres nada más un empresario un directivo responsable, ¡eres verdaderamente un líder!

Y si eres un verdadero líder, pregúntate en estos tiempos que todos los consideran “difíciles” qué vas a hacer para no desperdiciar esta crisis.

Una sugerencia del punto de vista de un físico: las noticias no son buenas o malas, son nada más información.


Nota: el presente texto contiene ideas del libro best seller en Amazon, “En la mente del líder visionario- crecimiento sostenido en tiempos de crisis” escrito por el Dr. Cezar Dan Popescu y la Dra. Paula Ondina Popescu que puede ser descargado en formato electrónico con la liga: https://www.amazon.com.mx/mente-del-l%C3%ADder-visionario-Crecimiento-ebook/dp/B08BFK3XB7/ref=sr_1_1?__mk_es_MX=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&crid=2GRA7WH8R3LCC&dchild=1&keywords=cezar+y+ondina&qid=1597873871&sprefix=cezar%2Caps%2C223&sr=8-1

12 vistas0 comentarios

© 2020 Wolspin |  Aviso de Privacidad